jueves, 6 de diciembre de 2012

Hoy lloverá fuego
sobre el infierno,
porque de su cielo
que es este suelo,
tú arderás comenzando
por un comburente beso.

Hoy lloverá fuego
en el averno
cuando sobre tu cuerpo,
pirómanos dedos traviesos,
escriban con tinta incandescente
los versos de tus futuros recuerdos.

¡Arderás!
Hoy arderás
más que el Sol
en tu vibración;
y no te consumirás.
Te inventaré un cielo,
te inventaré un universo
donde sólo tú puedas brillar.

¡Arderás!
y envuelta en llamas
y yo contemplaré,
cómo desde tu particular
bóveda celeste,
una hermosísima tea humana
inunda al tártaro con su magma.

(Rourke Boada)

1 comentario:

Heidy Almendares dijo...

Está genial, me gustó mucho.